Análisis de Humankind - Evolución controlada

📝Análisis de HUMANKIND 💮

La ultima novedad de Amplitude Studios es el juego estratégico HUMANKIND, que nos llevará a pasar por todos los ciclos de la humanidad hasta los días más actuales.
Como en otros títulos del propio estudio, usa un tablero con casillas hexagonales con un sistema de juego 4X por turnos.

Antes de comenzar la partida, podremos personalizar nuestro perfil como representante de la humanidad a la que gobernaremos. Aunque no nos ofrece demasiadas posibilidades y tampoco nos sirva de nada, más allá de darle una personalidad.

Gestión evolutiva

Al empezar podremos escoger primeramente si queremos ser guiados por un tutorial básico, avanzado o sin él. Aun así, ya en la partida, el propio juego nos va a dar el tiempo suficiente como para adaptarnos al sistema.

Su escalabilidad en dificultad también acaba pasando casi de 0 a 100, en cuestión de rondas, por lo que si no nos hemos adaptado a todas las novedades que nos van surgiendo, nuestros enemigos no dudaran en conquistarnos.

Como contrapartida, eso no significa que el juego termine. Mientras tengamos unidades o ciudades con algo de control, podremos remontar si exploramos otros territorios y forjamos alianzas con otros pueblos.

Mi ciudad, mis recursos, mi expansión y mis enemigos

Cuando empezamos a expandirnos en HUMANKIND, seguramente encontraremos recursos que no podamos explotar hasta más adelante, pero es importante intentar conservarlos y no perder nuestros territorios.

Fortificar nuestros territorios o unificarlos, también nos ayuda a crecer y potenciar nuestra fuerza miliciana para defendernos de atacantes o ser nosotros los conquistadores.

Esto también nos lleva a tomar muchas otras decisiones que giran en torno a la popularidad como gobernante, con la adopción de medidas e imposición de leyes. Así como también, con la adaptación o no de nuevas religiones e ideologías.

Siempre tendremos que ver que nos beneficia más en ese momento nuestro posicionamiento en cada decisión. Y en caso de que fuese necesario, más adelante podremos revocar o corregir.

Aliados y enemigos

Los diferentes pueblos que gobiernan nuestro pequeño mundo, buscaran acuerdos con nosotros y viceversa, aunque negociar con ellos puede ser otra historia. Y es que cuesta bastante conseguir acuerdos beneficiosos para nosotros, mientras que ellos no tardan en ofendernos con "ofertas" ridículas.

Diría que es la parte, dentro del sistema de juego, menos laxa y más autoritaria que tiene, aun con todo a nuestro favor. Ya que, salvo que seamos unos conquistadores empedernidos, nuestros aliados o enemigos nunca tendrán un acuerdo lo suficientemente justo para nosotros y siempre rechazaran nuestra propuesta.

Pese a todo, si que nos conceden de vez en cuando algún que otro acuerdo sin muchas exigencias y eso nos permite comerciar con ellos.

El campo de batalla no descansa

En nuestro turno, además de toda la gestión de las ciudades, también debemos guiar a nuestras tropas a defender o conquistar territorios.
El movimiento es limitado así que hay que pensar bien hacia donde dirigirlas, pero una vez entran en batalla, según el tamaño de nuestro ejercito, pueden durar varios turnos y aun así acabar en empate.

La verdad es que este sistema me ha parecido bastante interesante al no solucionarse en un primer movimiento y que se puede "gestionar" manualmente o terminar con un calculo rápido de la CPU.

Particularmente he comprobado que la gestión manual nos ofrece ventaja para ganar, ya que en la mayoría de ocasiones la CPU al basarse en el calculo, nos puede lapidar la batalla a favor del enemigo.

Pequeños detalles que sumarían pero restan

Para finalizar todo el apartado de gestión, el poder cambiar los nombres de los territorios conquistados y las tropas, le da algo más de dinamismo. Aun así, al anexionar regiones, no mantienen ese nombramiento y acaba siendo inservible.

Visualmente sencillo y poco explotado

Es quizá la parte menos gloriosa del juego, y es que aun que visualmente se ve bien en cierto sentido, no se han esforzado mucho más allá de lo que vemos en la parte visual.

Además el titulo, va acompañando las diferentes evoluciones con breves cinemáticas en un cel-shading de cómic realista ejecutado con un mal resultado. No solo eso, el propio perfil de avatar que podemos modificar, tiene también algunos fallos con los peinados largos.

El apartado sonoro es ameno y se habitúa bastante bien a cada época y ambientación que busca ofrecer.

Su punto fuerte podría ser el narrador, que aunque se escuche solo en inglés y no tenga muchos diálogos, ha sabido representar su papel en una trama inexistente y buscando enlazar los hechos históricos reales con los del juego.

Adictivo, multijugador pero sin más alicientes

HUMANKIND como juego de estrategia por turnos acaba siendo adictivo, de hecho ya había jugado a otros juegos de Amplitude Studios como Endless Legend o Endless Space. Eso no significa que tengan mucho más contenido o que ofrezca algo diferente, más bien mantiene sus novedades al limite.

Habiendo probado los títulos mencionados, las diferencias entre ellos son mínimas, la mayor novedad en HUMANKIND sea posiblemente el poder evolucionar desde una época inicial hasta los días actuales.

Como buen jugador, le he dedicado muchas horas seguidas al juego, por que si que engancha, pero visto con perspectiva, es un juego sin ambición que te aporta nada.


Puntuación por secciónMedia global
Jugabilidad:8/10

7,5/10

Gráficos:7/10
Música/Sonido:7/10
Diversión:8/10

Bay bee~!! 。◕‿◕。

Compartir en Google Plus

Acerca de Yclan Siryel Zyanuín

Profesional de los videojuegos, multisistema y multigenero, no hay nada que no pueda jugar. Especialista en juegos de lucha y juegos de rol, esencialmente de corte japonés.
    Comentarios Blogger
    Comentarios de Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario