Análisis de Okinawa Rush

📝 Análisis de Okinawa Rush 💮

Okinawa Rush - Beat'em up de la vieja escuela

Hacia ya tiempo que esperaba este titulo con bastantes ganas, desde que la editora francesa PixelHeart anunciase su lanzamiento en edición física. Lo he venido siguiendo poco a poco desde Steam y por fin he tenido la ocasión de disfrutarlo gracias a PixelHeart nuevamente.

Okinawa Rush nos da la opción de jugar su historia con tres maestros de artes marciales, aunque el protagonista principal es Hiro.

Mientras Hiro estaba ausente, unos ninjas aparecieron en su casa buscando un rollo de pergamino con técnicas especiales. Al no encontrarlo, asesinan a su mujer y secuestran a sus hijos... 
Tras regresar, encuentra el cuerpo de su mujer, derrota a un ejercito de ninjas y sale en busca de los responsables, el clan Black Mantis...

Tiene una trama sencilla, pero se disfruta durante cada fase, ya que mantiene el interés y no deja pasar momentos donde una breve explicación ayuda a comprender todo el desenlace.

Lo mejor de todo es que tiene nueve finales distintos y que solo podremos ver cumpliendo los diferentes requisitos, por lo que el tiempo de diversión está asegurado.

Artes marciales, pura acción y algo más

Okinawa Rush no es un simple beat'em up y ha conseguido mezclar algunas cosas más comunes en un metroidvania, con niveles muy explorables y con una variedad de secretos ocultos.
Además, combina bastante bien el control de un juego de lucha convencional con el desplazamiento lateral de un plataformas, consiguiendo un alto dinamismo.

El control es bastante intuitivo y aunque el sistema de bloqueo es bastante sencillo, yo aun no he conseguido acostumbrarme. Y aun así, ya en juego y con infinidad de enemigos si consigo ejecutarlo mejor que en la propia practica.

Pese a todo, me he encontrado con una infinidad de fallos a nivel de golpes, mala sincronización de sprites y fácil abuso de la acción simple. Aunque todo fluye bastante bien, eso merma un poco la diversión de su jugabilidad, ya que algunos movimientos salen sin querer y le quita merito propio al jugador.

Entrenamiento - Tu dojo y feng shui

Los puntos que vayamos consiguiendo en la partida de Okinawa Rush se podrán cambiar más adelante por colores, emblemas y componentes variados para tu Dojo.

Combinar las estatuillas y otros objetos en nuestro Dojo será una parte entretenida. Ya que cada combinación de objetos puestos en los estantes nos dará ciertas mejoras de estado.

El entrenamiento también nos añadirá puntos en nuestras estadísticas pero de forma permanente y no siempre. Pero podemos repetirlo tanto como queramos, aunque debemos restaurar las piezas que destruyamos.

Finalmente, el vendedor también nos podrá vender amuletos y serán otro apoyo más a nuestras estadísticas de combate. Solo podemos equiparnos con uno, pero hay varios a obtener.

Lo mejor de un estilo 16bits

Pasear por detallados escenarios no es solo lo que se va a disfrutar en Okinawa Rush. En plena acción los ataques e impactos son muy llamativos, instándote a continuar en una sucesión de golpes.

Los detalles están bien conformados y algunos puede pasar inadvertidos de lo bien diseñado que está el escenario. Cada emplazamiento goza de sus características y los enemigos que aparecen en ellos también.

En cuanto al concepto técnico, encontramos también algunos errores, aunque a veces parecen intencionados, pero da la sensación de estar poco pulido en ciertos aspectos.
Los más comunes los encontramos con los objetos y monedas en algunas fases, que se arrastran por el suelo "huyendo" del jugador, cuando lo "normal" es que vayan atraídos al personaje.

También suceden otras cosas, como enemigos a los que no has terminado de derrotar, acaba contigo y cuando vuelves ha caído derrotado sin explicación.

Tiene algunas cosas a mejorar, pero aun así el concepto está bien.

La parte sonora también consigue ambientar los escenarios, todos bastante característicos de un Japón feudal. Melodías que sin duda, a pesar de los continuos golpes y efectos de sonido, se dejan escuchar en esas pequeñas pausas sin acción, notorias pero amenas.

El titulo tiene un doblaje inglés, pese a ser un juego con un estilo muy japonés, no tiene ningún otro tipo de doblaje.

Gánate el cinturón negro

Antes de comenzar la partida, podremos escoger entre el modo historia y el modo arcade.
En el primero es donde tendremos todas las opciones de personalización, entrenamiento, retos y selección de fases.

Para no parar en la diversión, tenemos varios niveles de dificultad y acabar una fase en cinturón negro será un reto bastante duro de lograr.

En este tipo de juegos, sin duda lo mejor es el modo cooperativo para dos jugadores, aunque en esta ocasión no he podido contar con nadie para probarlo y disfrutar en todo su esplendor jugable.

Otros detalles que pueden mejorar

Los menús también tienen pequeños fallos a corregir, ya que a veces nos pueden confundir en varios sentidos, algunas veces por que la opción tiene la primera letra en minúscula y otras por que no tenemos una visión clara de retroceder avanzar en algunos menús.
Un ejemplo practico es:
Una vez seleccionamos el modo historia u arcade, quedará seleccionado como "permanente" en cada inicio. Entonces si queremos volver a ese menú inicial de selección, basta con presionar el botón de retroceso, pero al no indicarlo, ni tener una opción visible, nos puede confundir en la primera impresión.


Puntuación por secciónMedia global
Jugabilidad:8/10

8/10

Gráficos:8/10
Música/Sonido:8/10
Diversión:8/10

Bay bee~!! 。◕‿◕。

Compartir en Google Plus

Acerca de Yclan Siryel Zyanuín

Profesional de los videojuegos, multisistema y multigenero, no hay nada que no pueda jugar. Especialista en juegos de lucha y juegos de rol, esencialmente de corte japonés.
    Comentarios Blogger
    Comentarios de Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario